La paciencia..

 

Foto sacada en Cabueñes la semana pasada con mi iPhone 4

La paciencia está subvalorada hoy en día, en serio, hoy nadie tiene paciencia para nada..

Bueno, tampoco es que yo tenga excesiva paciencia, pero hay formas y formas..

Esto viene a que estoy harta de estar en el medio.. Pero vamos a ver.. ¿Que culpa tengo yo de que el nene duerma la siesta en un momento inconveniente?. Ninguna.. Si tenía sueño lo que debe hacer es dormir, porque fijo que estaba cansado y lo necesitaba. ¿Donde está el problema en que duerma?. Y que si habíamos quedado en ir hasta allí ayer de tarde.. Si total, cuando querían irse de viaje era por la mañana.. Pues nada, cinco llamadas de teléfono exigiendo que lo despertase.. Como si no lo hubiese intentado..

Y cuando por fin logré que despertase, llaman de nuevo, digo que les voy a ir a llevar, justo a las 00:20 y se cabrea porque dice que no son horas de coger el coche.. Lo que me faltaba por oír.. Como si no hubiese cogido el coche cantidad de veces a las 4, ó 5 de la mañana para llevarles al médico o para lo que hiciese falta.. Y encima va y se cabrea.. Yo me cabreo también.. Aunque conseguí callarme y no seguir discutiendo..

Yo no se como leches hago pero siempre estoy en el medio.. Y hoy estoy harta, en serio, tenía que escribirlo..

Por eso digo, si se te acaba la paciencia, cuenta hasta 10.000 o hasta lo que haga falta, y si puede ser trata de no estar en el medio, porque joroba y mucho..

Que rollo de post os he escrito, en fin.. Es lo que pasa por escribir un pelín cabreada.. Pronto subiré otro mucho mas bonito que está en borrador, hoy no me veo con ganas de escribir algo bonito..

Si puede ser que alguien me diga que quedó horrendo y lo borro..

Es que esta no ha sido mi semana, mi pc se ha ido a la porra y eso no sienta muy bien que digamos.. 😉

 

Poesía dedicada a mi pc, llamado Titanic, un capricho que tenía casi 7 añitos..

 

TITANIC

Negros nubarrones anuncian su presencia

frías gotas recorren su espalda

truenos airados resuenan sobre su cabeza

viento helado recorre su cuerpo

rayos furibundos iluminan la fría noche

 

A lo lejos el viento ruge con ira

sus ropas empapadas pesan cual losa

las piedras huyen arrastradas con rabia

su cuerpo tembloroso al amparo de la noche

los árboles marchitos esperando una salida

 

lluvia, odiada compañera

de su cuerpo sin aliento

flores secas acarician sus cabellos

fría almohada de piedra le cuida

en la larga noche eterna






Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s